Trump no tira la toalla en su empeño electoral pese a estar más solo que nunca

WASHINGTON.- El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, no ceja en su empeño de revocar el resultado electoral y seguirá inmerso en pleitos, pese a que este martes el dirigente republicano más poderoso de Washington, el líder de la mayoría conservadora en el Senado, Mitch McConnell, reconoció la victoria del demócrata Joe Biden.

Casi un mes y medio ha tardado McConnell en admitir el triunfo de Biden en los comicios del pasado 3 de noviembre; un período en el que ha permanecido en silencio en una postura que resultaba difícil de defender por más tiempo después de que el Colegio Electoral del país refrendara el lunes la victoria del demócrata.

«Muchos de nosotros esperábamos que las elecciones presidenciales arrojaran un resultado diferente, pero nuestro sistema de gobierno tiene procesos que determinan quién será investido el 20 de enero. El Colegio Electoral ha hablado. Así que hoy quiero felicitar al presidente electo Joe Biden», dijo McConnell en declaraciones desde el pleno del Senado.

Preguntada a este respecto, la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, señaló en una rueda de prensa posterior que desconocía si McConnell había avisado a Trump con antelación de su decisión.

«No estoy segura si tuvo una llamada con él antes de hacer esa declaración», indicó McEnany.

Pese a este varapalo para el mandatario saliente, la portavoz subrayó que Trump sigue adelante con sus litigios electorales.

«El presidente todavía está involucrado en las demandas en marcha relacionadas con las elecciones. El voto de ayer (en el Colegio Electoral) fue un paso en el proceso constitucional», afirmó McEnany, quien remitió a los periodistas a dirigirse a la campaña de Trump para conocer los detalles sobre esos pleitos.

El Colegio Electoral confirmó el lunes a Biden como presidente electo en un voto que en esta ocasión despertó una gran atención debido a los intentos por parte de Trump, que no ha reconocido su derrota en los comicios, de socavar el proceso y sustituir a los compromisarios demócratas elegidos por voto popular en algunos estados.

Sin embargo, después de una ardua e infructuosa batalla judicial y política de más de cinco semanas, el Colegio Electoral refrendó los 306 delegados para Biden y 232, para Trump, exactamente los mismos que arrojaron los resultados de los comicios.